sábado, 4 de febrero de 2017

Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico de la cornisa cantábrica



Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico de la cornisa cantábrica Año de inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial en 1985/2008. Se extienden a otros 17 sitios con arte rupestre paleolítico, que fueron inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial en 2008 como ampliación de Altamira. Está situada en el municipio español de Santillana del Mar, Cantabria. La cueva de Altamira fue descubierta en 1868  por un cazador llamado Modesto Cubillas Pérez, nacido el 15 de junio de 1820  en el pueblo de Celorio, en Llanes (Asturias). Quien encontró la entrada al intentar liberar a su perro, que estaba atrapado entre las grietas de unas rocas por perseguir a una presa del descubrimiento de una cueva no tuvo la menor transcendencia entre el vecindario de la zona.  

Marcelino Sanz de Sautuola   

Nació en Santander (Cantabria). año 1831  y falleció el 2 de junio de 1888. En 1876 la recorrió en su totalidad y reconoció algunos signos abstractos, como rayas negras repetidas, en el verano de 1879, volvió Sautuola por segunda vez a Altamira. En esta ocasión, acompañado por su hija  de 8 años María Faustina Sanz Rivarola. Mientras su padre permanecía en la boca de la gruta, ella se adentró hasta llegar a una sala lateral. Allí vio unas pinturas en el techo y corrió a decírselo a su padre. Sautuola quedó sorprendido al contemplar el grandioso conjunto de pinturas de aquellos extraños animales que cubrían la casi totalidad de la bóveda.  

En 1880, Sautuola publicó Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander. En él sostenía el origen prehistórico de las pinturas e incluía una reproducción gráfica. Expuso su tesis al catedrático de Geología de la Universidad de Madrid, Juan Vilanova y Piera, que la adoptó como propia. Pese a todo, la opinión de Sautuola no fue aceptada por los franceses Émile Cartailhac, Louis Laurent Gabriel de Mortillet  y Harlé, los científicos más expertos en estudios prehistóricos y paleontológicos en Europa. Se llegó a sugerir que el propio Sautuola debió pintarlas entre las dos visitas que realizó a la caverna, negando así su origen paleolítico, o incluso atribuyendo la obra a un pintor francés que había sido alojado en casa del guía de la cueva, aunque la mayor parte de los expertos franceses consideraban a Sautuola como uno de los engañados.La cueva de Altamira, sólo tiene 270 metros de longitud. La temperatura y la humedad del aire en la Gran sala de la cueva se mantienen más o menos constantes a lo largo de todo el año como pudieron comprobar Breuil y Obermaier con sus medidas con rangos de valores de 13,5-14,5 ºC y 94-97% respectivamente. 

Hace unos 13000 años, a finales del Magdaleniense, la entrada de la cueva se derrumbó sellando la entrada, lo que permitió la conservación de sus pinturas y grabados y del yacimiento arqueológico en sí. En cuanto a su techo de los polícromos ha recibido calificativos como Capilla Sixtina del arte rupestre. Para poder realizar los trabajos de la Gran sala, y por supuesto los del interior, la luz natural y más concretamente fuego. La pintura está hecha con pigmentos minerales de óxido de hierro rojos, ocres del amarillo al rojo y carbón vegetal, mezclados con agua o en seco, si bien algunos autores pensaron que pudo haberse utilizado la grasa animal como aglutinante La aplicación de la pintura presenta varias posibilidades, como la aplicación con los dedos directamente, con algún utensilio a modo de pincel, por medio de los dedos cubiertos con gamuza. La cueva fue habitada desde hace 22.000 años, unos 4000 antes que fuesen pintadas las figuras principales. Estos datos han sido posibles debido al estudio de las notas y descubrimientos realizados por el francés Henri Breuil fue un naturista, arqueólogo, geólogo,  y Hugo Obermaier Grad  fue un paleontólogo alemán. La cueva ha tenido varios periodos de excavación arqueológica, después de las primeras realizadas por el propio  Sautuola, dirigidas por importantes científicos como: Joaquín González Echegaray, fue un prestigioso escritor, historiador, arqueólogo, y el alemán  Hugo Obermaier,  Hermilio Alcalde del Río. Fue un arqueólogo español y  alcalde de Torrelavega (Cantabria) entre 1920 y 1922. En ellas lo que se ha encontrado es una gran cantidad de restos de bifaces,  azagayas,  raspadores, conchas espinas de pez agujas, buriles. 

Desde que en 1910 el Ayuntamiento de Santilla del Mar creó una Junta de Conservación y Defensa de la Cueva la forma de protegerla ha pasado por distintas fases, su  apertura se realizó al público con guía  en 1917, en 1924 fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1977 se cerró por primera vez después de un estudio y en 1982 se reabrió de forma limitada, para 8500 visitantes anuales, 1985 fue el año clave del reconocimiento mundial al ser nombrada Patrimonio de la Humanidad, y en 2001 se abrió el Museo. 

Marcelino Sanz de Sautuola   

Arte rupestre paleolítico del norte de España 

En 2008, fue extendida al Patrimonio de la Humanidad las dieciocho cuevas más destacadas. La Cueva de Altamira fue declarada como tal en el año 1985. En la reunión de la Unesco celebrada en Quebec (Canadá) en julio de 2008 se ha ampliado este sitio para incluir otras cavidades, pasando a llamarse el lugar Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España. 

CANTABRIA 

La cueva de Chufín 

Está situada en Riclones  es municipio de Rionansa (Cantabria). Se encuentra ubicada en el lugar de confluencia de los ríos Lamasón y Nansa, en un entorno con en el cual existen varias cuevas con arte rupestre. Es una de las cuevas incluidas dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Fueron descubiertas por el fotógrafo y ecologista Manuel de Cos Borbolla, natural de Rábago (Cantabria) en 1920 es el autor de más de 60.000 imágenes.  

Cueva de Hornos de la Peña    

Se encuentra junto al barrio de Tarriba, en el municipio de San Felices de Buelna limita al norte con Torrelavega y en ella se conocen ocupaciones de neandertales y cromañones. Lo que la hace peculiar es que solo cuenta con grabados, sin ningún tipo de pintura. Es un enclave arqueológico de  Cantabria  con niveles ocupacionales que van del Paleolítico Medio al Neolítico, durante más de 30000 años. Es una de las cuevas incluidas dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008 

Las cuevas del Monte Castill   

Situadas de Puente Viesgo, albergan uno de los yacimientos del  Paleolítico más importantes de la región. El complejo de cuevas del monte Castillo están incluidas dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Se trata de las cavidades de  Las Monedas, El Castillo, Las Chimeneas y La Pasiega cuevas situadas junto al río Pas en el monte Castillo. 

La cueva de las Monedas 

Es un yacimiento arqueológico dentro del complejo  Cuevas del Monte Castillo, y está situada en Puente. Está incluida en la lista del  Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Esta formación fue hallada en el año 1952 por Don Isidoro Blanco. Se trata de una cavidad con un vestíbulo de escasas dimensiones que da acceso a salas en los que se encuentran estalagmitas. El estudio más importante de Las Monedas corre a cargo de E. Ripol, que en 1972 publica un estudio en el que da cuenta de la aparición de materiales de la Edad del Bronce y de la Edad del Hierro, así como algo de del Paleolítico y algunas monedas que habían sido escondidas en la época de los Reyes Católicos. 

La cueva del Castillo 

Es un yacimiento arqueológico está situada en Puente Viesgo (Cantabria). Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. La cueva fue descubierta en el año 1903 por Hermilio  Alcalde del Río, (1866-1947) uno de los pioneros en el estudio de las primeras manifestaciones rupestres de Cantabria. La excavación la comenzaron H. Obermaier y P. Werhet de 1910 hasta 1914 financiada por el príncipe Alberto I de Mónaco. 

La cueva de las Chimeneas  

Es un  yacimiento arqueológico  está situada en Puente Viesgo.  Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad  de la  Unesco  desde julio de  2008, dentro del conjunto Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España. En 1953 la descubre el mismo equipo de camineros de la Diputación Regional que descubre la Cueva de Las Monedas 

La cueva de la Pasiega 

Situada en el municipio  de  Puente Viesgo, es una de las más importantes estaciones de Arte Paleolítico. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España. Está localizada en medio del valle del río Pas, cerca de la cueva de Hornos de la Peña. La Pasiega tiene una enorme galería de hasta 120 metros de longitud. 

La cueva del Pendo 

Es una cueva prehistórica situada en la comunidad autónoma de Cantabria. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Ha sido objeto de numerosas excavaciones arqueológicas. En 1907  Alcalde del Río  descubrió en el fondo de la  gruta  unos grabados y que representarían un ave y un caballo. Durante los años cincuenta, la cueva registró sucesivas excavaciones que fueron dirigidas por el profesor Martínez Santaolalla. El complejo kárstico del monte de La Garma, situado entre  Omoño, municipio de Ribamontán al Monte, y Carriazo, (Cantabria). Contiene importantes conjuntos de arte rupestre paleolítico con figuras de animales pintadas, grabadas, signos y manos en negativo de color rojo. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. 

La cueva de Covalana 

Ubicada cerca de  Ramales de la Victoria, Cantabria, en una pared formada por el río Calera. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España.  La cueva es una de las que componen la zona arqueológica de Ramales. Fue descubierta, como tantas otras en la zona, por Hermilio Alcalde del Río y Lorenzo Sierra, en el año 1903. En 1906 se hacen las primeras publicaciones, firmadas únicamente por Alcalde del Río, en 1911, se hacen nuevos escritos, ésta vez firmados por los dos descubridores y por Henri Breuil, arqueólogo, prehistoriador, geólogo, La cueva pronto se hizo famosa, y en 1924 es declarada Monumento Nacional.. 

ASTURIAS 

La Cueva de Tito Bustillo 

Es una cueva  con  pinturas  prehistóricas. Situada en  Ribadesella, en el  Principado de Asturias. Fue descubierta en 1968 por el grupo de espeleología Torreblanca, entre los que se encontraba  Celestino Bustillo, llamado  Tito Bustillo. Días más tarde Tito fallece en un accidente de montaña y en su honor ponen su nombre a estas cuevas.  Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008. 

La cueva de Candamo 

También conocida la caverna de la peña de Candamo  está situada en el concejo asturiano de Candamo en el pueblo de San Román. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Fue descubierta  llamado por apodo El Cristo en la segunda mitad del siglo XIX. Oficialmente descubierta en 1914 y, en 1919, el geólogo, paleontólogo y arqueólogo Eduardo Hernández Pacheco publicaría un estudio científico de la misma. Es una cueva natural con unos sesenta metros de largo. 

La cueva de la Covaciella 

Está situada en el concejo asturiano de Cabrales, en la zona de Las Estazadas. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Se trata de una cueva con una galería de cuarenta metros de largo que finaliza en una sala con pinturas rupestres paleolíticas del periodo magdaleniense con una antigüedad de 14.000 años. Fue descubierta en 1994 cuando tras una voladura por obras en la carretera abrió un agujero en la cueva. 

La cueva de Llonín 

Concha de la Cova. También conocida  como  Cueva del Queso está situada en el pueblo de Llonín, en el concejo asturiano de Peñamellera Alta. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Esta cueva fue descubierta en 1957 por productores de queso que buscaban un lugar para fermentarlos. 

La cueva del Pindal  

Es una cueva prehistórica del norte de  España  que se sitúa en la localidad de Pimiango concejo de Ribadedeva. Posee una planta lineal en la que se distinguen dos sectores: el oriental, abierto al público, y el occidental, de acceso restringido. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Además está declarada como Bien de Interés Cultural desde el 25 de abril de 1924. 


PAIS VASCO 

La cueva de Santimamiñe  

Es una cueva situada en la localidad vizcaína de Cortézubi en el País Vasco. En ella se han hallado restos y pinturas rupestres datadas en el  Paleolítico Superior, en el período Magdaleniense. Está incluida en la lista del  Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. La cueva se sitúa en el barrio de Basondo. 


La cueva de Ekain   

Es una  cueva  muy valiosa pinturas rupestres situada en el municipio  guipuzcoano  de  Deva, en el País Vasco. Entre los diferentes conjuntos de pinturas rupestres que se hallan en Ekain descarta el panel de los caballos. En el libro Lehen Euskal Herria Jesús Altuna define así, es uno de los conjuntos de caballos más bellos de todo el arte franco-cantábrico. La cueva de Ekain está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. La cueva fue descubierta en 1969 por Rafael Rezabal y Andoni Albizuri, miembros de la sociedad cultural azpeitiarra Antxieta, aficionados a la búsqueda de restos arqueológicos. 

La cueva de Altxerri  

Está situada en el término municipal de Aya (Guipúzcoa)  en el País Vasco. En la gruta original se conservan  pinturas rupestres  y grabados que han sido datadas en el periodo Magdaleniense Superior final, dentro del Paleolítico Superior; las pinturas situadas en una galería superior, conocida como Altxerri B, han sido datadas en un estudio de 2013 como las pinturas rupestres más antiguas en Europa.. 

Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor. 
Fuente: Mi libro titulado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad en España. 
ISBN: 978-84-686-7933-4 

http://narcisocasas.bubok.es 

http://librosdenarcisocasas.blogspot.com.es 

http://pinturascreadaspornarcisocasas.blogspot.com.es


Copyright: Narciso Casas ©
© Todos los derechos reservados    

 narcisocasas@hotmail.es

martes, 17 de enero de 2017

OBRA DE ANTONIO GAUDÍ

Antonio Gaudí Cornet nació en 1852 en Reus, una pequeña ciudad al sur de Barcelona,  hijo de  Francesc Gaudí Serra, industrial calderero.  Era el menor de cinco hermanos. El pequeño Gaudí, padeció reumatismo desde niño, lo que le transmitió un carácter un tanto retraído y reservado. Cursó arquitectura en la  Escuela de la Llotja y en la  Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde se graduó en  el 1878.  Para pagarse la carrera, Gaudí trabajó como delineante  para diversos arquitectos y constructores.


Antonio Gaudí

 
El  7 de junio de 1926 Gaudí se dirigía a la iglesia de San Felipe Neri, que visitaba a diario para rezar pero al pasar por la Gran Vía de las Cortes Catalanas, entre las calles Gerona y Bailén, fue atropellado por un tranvía, que lo dejó sin sentido. Siendo tomado por un mendigo, al ir indocumentado y a causa de su aspecto descuidado, con ropas gastadas, no fue socorrido de inmediato, hasta que un guardia civil paró un taxi que lo llevó al Hospital de Santa Cruz de Barcelona. Murió tres días después, a los 73 años de edad, en la plenitud de su carrera. Fue enterrado el 12 de junio grandes multitudes que quisieron darle el último adiós, en la capilla de Nuestra Señora del Carmen de la cripta de la Sagrada Familia.

En 1952, centenario del nacimiento del arquitecto, se fundó la Asociación de Amigos de Gaudí, para divulgar y conservar el legado dejado por el artífice catalán. Hombre de profunda religiosidad, se ha propuesto la beatificación de Antoni Gaudí, proceso iniciado en 1998 por el arzobispo de Barcelona, Ricard Maria Carles i Gordó. El año 2000 fue autorizado el inicio del proceso por parte del Vaticano, por el cual Gaudí pasa a ser considerado siervo de Dios, el primer peldaño para la beatificación.

Siete edificios construidos por el arquitecto en Barcelona a finales del siglo XIX y principios del XX son: Parque Güell, Palacio Güell, Casa Milá, Casa Vicens, la obra de Gaudí en la fachada de la Natividad y la cripta de la Sagrada Familia, la Casa Batlló y la cripta de la Colonia. Según datos realizados de 2011, el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia es el monumento más visitado de España, con más tres millones de visitantes, seguido por el Museo del Prado (cerca de tres millones) y la Alhambra de Granada (casi dos millones y medio de visitantes).

El templo, cuando esté terminado, dispondrá de 18 torres: cuatro en cada una de las tres fachadas y, a modo de cúpulas, se dispondrá un sistema de seis torres, con la torre cimborio central dedicada a Jesús de 170 metros de altura, otras cuatro alrededor de esta, dedicadas a los evangelistas, y un segundo cimborio dedicado a la Virgen.


AÑO 1984

Año de inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial: «Obras de Antoni Gaudí», junto con el Palacio Güell, el Parque Güell, la Cripta de la Colonia Güell, y la Casa Milá.

El Parque Güell

Es un parque público con jardines y elementos arquitectónicos situado en la parte superior de la ciudad de Barcelona), en la vertiente de la montaña del Carmelo, perteneciente a las estribaciones de la sierra de Collserola, pertenece al barrio de La Salud, en el distrito de Gracia. Fue diseñado por el arquitecto Antoni Gaudí, por encargo del  empresario  industrial y político español,  Eusebi Güell.  i Bacigalupi,  (1846 - 1918) conocido por ser mecenas del arquitecto modernista  Antoni Gaudí. Construido entre 1900 y 1914, fue inaugurado como parque público en 1926.

En el recinto del Parque Güell, en el Camino del Rosario, se encuentra la Casa-Museo Gaudí, lugar de residencia del arquitecto desde 1906 hasta 1925, pocos meses antes de su muerte, fecha en que pasó a residir en el taller de la Sagrada Familia. Aquí vivió con su padre, Francesc Gaudí i Serra fallecido en 1906 a los 93 años y su sobrina, Rosa Egea Gaudí fallecida en 1912 a los 36 años. El 28 de septiembre de 1963 se inauguró como museo y actualmente acoge una colección de muebles y objetos diseñados por el arquitecto, así como obras de otros colaboradores suyos.

El Parque Güell se formó por la unión de dos fincas, Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol, en la llamada Montaña Pelada hoy día Monte Carmelo, adquiridas por Güell en 1899. El terreno había pertenecido a Salvador Samá y Torrents, al marqués de Marianao  alcalde de Barcelona en (1905-1906) y (1910-1911), promotor del Parque de Samà en Cambrils, (Tarragona) obra de Josep Fontserè  i Mestre (1882), uno de los maestros de Gaudí.

El parque tiene una extensión de casi 18 hectáreas  por lo que mandó plantar nueva vegetación, de especies  mediterráneas  autóctona al terreno: pino,  encina,  eucalipto, palmera, ciprés, higuera, almendro, tomillo,  etc. Del vestíbulo de entrada parte una escalinata que conduce a la plaza central de la urbanización, construida entre 1900 y 1903. Está dispuesta simétricamente alrededor de una escultura de salamandra que se ha convertido en el emblema del jardín y de Barcelona.

Sobre la escalinata se sitúa la Sala Hipóstila o Sala de las Cien Columnas, que sirve de soporte a la plaza superior. Construida entre 1908 y 1909. Está compuesta por 86 columnas estriadas, de 6 metros de alto y 1,20 de diámetro, confeccionadas de mortero y escombro simulando mármol, Las columnas exteriores están ligeramente inclinadas para lograr un mejor equilibrio estructural.


El Palacio Güell

Está situado en la calle Nou de la Rambla de Barcelona, cerca del puerto y el paseo marítimo de la ciudad. El palacio fue encargado a Gaudí por Eusebi Güell, quien sentía una gran admiración por el arquitecto y financió varias de sus más conocidas obras. Gaudí puso todo su empeño en esta obra, ya que era su primer encargo importante.

El Palacio Güell está sobre un solar de planta casi rectangular, del  edificio se compone de sótano para caballerizas, planta baja con recibidor, portería, garaje y diversas áreas de servicios, entresuelo para el área administrativa, planta noble para el área social, segundo piso para el área privada de dormitorios, y baños, tercero con el área de servicio, la cocina y la lavandería, y azotea 8 x 22 metros Gaudí lideró un amplio equipo de técnicos y artesanos.

El edificio está construido con piedra calcárea de Garraf (Barcelona) donde Güell tenía una finca, las Bodegas Güell  en el término de Sitges (Barcelona). Del vestíbulo del entresuelo parte la escalera de honor, que da acceso a la planta noble, organizada alrededor de un gran recibidor central de 80 metros cuadrados, que tiene una altura de tres plantas 17,5 metros. Este recibidor es el núcleo central del edificio, al estar rodeado por las principales estancias del palacio.

La azotea está rematado por una terraza de 481 metros cuadrados, de cuatro niveles: el más grande corresponde al cuerpo central del edificio, con 14 chimeneas, cuatro lunetas con forma de cáscara, los tragaluces y la linterna correspondiente a la cúpula central. Del conjunto del tejado destacan por un lado las chimeneas, a las que lejos de tratarlas como elementos molestos, Gaudí les dio carácter decorativo. Con ello inició una forma de diseñar las chimeneas que iría desarrollando en sus siguientes obras, hasta llegar a soluciones espectaculares como en la Casa Batlló y la Casa Milà. En total son 20 chimeneas, construidas en ladrillo y excepto seis dejadas en obra vista recubiertas de cerámica del tipo trencadís* habitual en las obras de Gaudí.

 *El trencadís,  es un tipo de aplicación ornamental del mosaico a partir de fragmentos cerámicos básicamente azulejos unidos con  argamasa,  es una mezcla de cal, arena y agua, muy habitual y característico en la arquitectura modernista catalana.

Casa Milà

La azotea está rematado por una terraza de 481 metros cuadrados, de cuatro niveles: el más grande corresponde al cuerpo central del edificio, con 14 chimeneas, cuatro lunetas con forma de cáscara, los tragaluces y la linterna correspondiente a la cúpula central. También llamada popularmente La Pedrera. Desde su apertura al público en 1987  ha recibido más de 20 millones de visitas (1 millón cada año aproximadamente), convirtiéndola en uno de los diez lugares más visitados de Barcelona. La Casa Milà se encuentra en un chaflán del Paseo de Gracia con la calle Provenza, ocupado anteriormente por un chalet que hacía frontera entre los municipios de Barcelona y Gracia, antes de la anexión de esta villa a la ciudad condal en 1897.
El chalet pertenecía a José Ferrer-Vidal y Soler, (1853-1927) hermano de Luis Ferrer-Vidal y Soler,  (1861-1936) fundador de la Caixa de Pensiones de Barcelona. La zona se ubicaba en pleno Ensanche de Barcelona, es el distrito más poblado de Barcelona proyectado por Ildefons Cerdà Suñer y aprobado en 1859. Con el Ensanche, el Paseo de Gracia se convirtió en una de las principales arterias de la ciudad, por lo que fue elegido por la burguesía catalana para fijar sus residencias.


Casa Milà

Gaudí recibió el encargo de construir una casa señorial de parte de Pere Milà i Camps, (1874-1940) un rico empresario cuyo padre, Pere Milà i Pi, había forjado su fortuna en la industria textil. Milà amplió el negocio familiar y diversificó los sectores donde probó fortuna, siendo por ejemplo el promotor de la plaza de toros La Monumental. También se dedicó a la política, y fue diputado por parte de Solidaridad de Catalana.

El señor Milà estaba casado con Roser Segimon i Artells, (1870-1964) viuda de Josep Guardiola i Grau, un indiano  enriquecido  en  América  con  plantaciones de café, cuya fortuna heredó su mujer. En aquella época trabajaba en diversos proyectos a la vez: el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (1883-1926), la Torre Bellesguard (1900-1909), aunque su nombre oficial es Casa Figueras, el Parque Güell (1900-1914), la Casa Batlló (1904-1906) y la restauración de la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca (1903-1914).

El proyecto de Milà era construir un edificio de grandes dimensiones, destinar el piso principal para su propia residencia y el resto en régimen de alquiler, algo habitual en la época. Asimismo, la planta baja, en su parte exterior, fue destinada a tiendas, siendo la primera una sastrería abierta en 1928.

Durante la Guerra Civil Española la Pedrera fue ocupada por el El Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), cuyo secretario general, Joan Comorera  i Soler (1894-1958) se instaló en el piso principal. Los Milà, que estaban veraneando en Blanes  en la provincia de Gerona al estallido de la contienda, se pasaron al bando nacional, y volvieron a su casa una vez terminada la guerra. En 1940 falleció Pere Milà, y pocos años después, en 1946, su mujer vendió el inmueble a una inmobiliaria, siguió viviendo en su piso hasta su fallecimiento en 1964.

La Casa Milà fue declarada Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional en 1969, y en 1984 la UNESCO la incluyó dentro del Lugar Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí», junto con el Palacio Güell, el Parque Güell y la Cripta de la Colonia Güell.

El edificio se construyó sobre un solar de 34x56 metros, con una extensión 1835 metros cuadrados de superficie. Consta de seis plantas articuladas alrededor de dos patios interiores, uno circular y otro oval, más un sótano, un desván y la azotea. El edificio se encuentra coronado por una azotea situada sobre el desván, donde Gaudí situó las salidas de escalera, las chimeneas y las torres de ventilación, que por sus originales formas y diseño innovador crean un auténtico jardín de esculturas al aire libre. En la azotea se encuentran un total de 30 chimeneas, 2 torres de ventilación y 6 salidas de escalera, diseñadas con diferentes soluciones estilísticas.
La azotea se convierten en pequeñas torres de forma cónica, de hasta 7,80 metros de altura, construidas en ladrillo revocado de mortero de cal, con un revestimiento de trencadís. El filósofo y escritor Josep María Carandell  (1934-2003) ofrece en su obra La Pedrera, cosmos de Gaudí una interpretación simbólica de la azotea de la Casa Milà basada en conceptos  religiosos,  cosmogónicos  y  literarios. Para este autor, la azotea sería un auto sacramental, una obra dramática en celebración del Corpus Christi.

AÑO 2005

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco:

La Casa Vicens

Está declarado monumento histórico-artístico en virtud del Decreto de 24 de julio de 1969 del Boletín Oficial del Estado de 20 de agosto de 1969. En julio del año  2005  la Casa Vicens fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Es un edificio modernista, siendo el primer proyecto de importancia del arquitecto Antoni Gaudí tras su licenciatura como arquitecto en 1878. Se construyó entre 1883 y 1888. Se halla ubicado en la calle Carolines, 24 del barrio de Gracia de la ciudad de Barcelona, en España.


Vista interior de al Casa Vicens

 Gaudí recibió el encargo de Manuel Vicens i Montaner para una segunda residencia veraniega de la familia, propietaria de una fábrica de cerámica. Queda de manifiesto en la fachada del inmueble, cuya decoración está basada precisamente en azulejos La casa Vicens está estructurada en cuatro niveles o plantas, correspondientes a un subterráneo para ser utilizado como bodega, dos plantas con destino a vivienda y unas buhardillas para uso del servicio.

En 1899 la viuda de Manuel Vicens, Dolores Giralt, vendió la casa a Antoni Jover i Puig. En 1925 se realizó una reforma de la casa, a cargo de Joan Baptista Serra Martínez, que construyó también un templete en el jardín, con una fuente llamada de Santa Rita, en la esquina con la Avenida Príncipe de Asturias, derribado en 1962, en la actualidad los antiguos jardines están ocupados por edificios de viviendas.

La fachada de la Natividad

Es la única parte del templo construida por Gaudí. Es la fachada del Nacimiento y la cripta, con escultura de Carles Mani, Llorenç Matamala y Joan Matamala, contando con los dibujos de Ricard Opisso. El arquitecto solo llegó a ver coronada una de las torres antes de su fallecimiento, la de San Bernabé. A su muerte se hizo cargo de las obras su ayudante Domènec Sugrañes durante los años (1926-1936), el cual finalizó las tres torres que quedaban en la fachada del Nacimiento. Fue incluida en 2005 por la Unesco  en el Sitio del Patrimonio de la Humanidad  «Obras de Antoni Gaudí». El templo fue consagrado y declarado Basílica menor el 7 de noviembre de 2010 por el papa Benedicto XVI.
Las de la fachada de la Natividad, están dedicadas a San Bernabé,  cuando Gaudí muere en  1926 sólo la torre de San Bernabé estaba totalmente acabada y las otras tres muy adelantadas como son: San Simón, San Judas Tadeo y San Matías. Cada uno de ellos está representado en una gran estatua sedente, colocada en el punto en que las torres pasan de una estructura cuadrada a otra circular, lo que permite hacer, en los espacios triangulares resultantes, unos balcones que les sirven de base.

Está formada como las otras fachadas por cuatro campanarios de planta cuadrada en su base, que pasa a ser cilíndrica cuando llegan a la cuarta parte de su altura. Más arriba, van adoptando un perfil parabólico hasta convertirse en un pináculo que corona cada una de las torres. Las torres o campanarios: Tienen una altura de 107 metros las dos centrales y de 98 metros las exteriores.

Cada una de las torres de esta y de las otras dos fachadas, en total doce, cuatro para cada una, está dedicada a un apóstol. Toda la longitud de los campanarios está abierta por medio de una especie de persianas de piedra que permitirán la difusión del sonido de las campanas tubulares previstas por Gaudí. Para los pináculos, Gaudí imaginó entre 1914 y 1922 diferentes soluciones. Gaudí diseñó para este pórtico una impresionante iconografía en la que además de las figuras religiosas, se han esculpidos enormes cantidades de elementos vegetales.

El pórtico está compuesto por tres portales:

·    -Esperanza  (a la izquierda) es mucho más pequeño que el central y sobresale algo menos de la fachada, tiene una sola puerta, contiene también una vegetación, puesto que en este portal se representan escenas de la fuga de Egipto y también del sacrificio de los santos inocentes.
·     -Caridad  (en el centro) está dividido en dos entradas diferentes por una columna que sustenta estatuas de Jesús, María, José y ángeles, completadas a ambos lados por grupos escultóricos que representan la adoración de los reyes y los pastores.  Más arriba, encontramos figuras de ángeles músicos, todo ello rodeado por un mundo vegetal con flores de varias especies y animales y pájaros, que cubren toda la superficie del pórtico. En la parte superior de este conjunto, se encuentra una representación de los signos del Zodiaco tal y como se encontraban la noche del nacimiento de Jesús.
·     -Fe (a la derecha), Con una sola puerta, encontramos pedestales con aves domésticas y vegetales con un friso de arabesco. Encima y al lado derecho, una imagen de Jesús trabajando en un banco de carpintero y José y María buscando a Jesús en el templo. A la izquierda, la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel y más arriba Zacarías, padre de San Juan Bautista.

En 2014 la familia Herrero Jover vendió la Casa Vicens al banco de Andorra Mora Banc, que tiene previsto convertir el inmueble en una casa-museo y abrirlo al público, tras una remodelación.

 La Cripta

Comenzada en 1882 según el proyecto de Francisco del Villar, al hacerse cargo Gaudí de las obras, el 3 de noviembre de 1883, transformó los pilares añadiéndoles capiteles con motivos naturalistas; también elevó la bóveda y rodeó la cripta de un foso para tener iluminación y ventilación directas.

Los primeros planos de Gaudí para la Sagrada Familia fueron de la capilla de San José, construida entre 1884 y 1885, fecha de la celebración de la primera misa. Las obras de la cripta se prolongarían hasta 1891. La cripta se compone de siete capillas dedicadas a la Sagrada Familia de Jesús: San José, el Sagrado Corazón, la Inmaculada Concepción, San Joaquín, Santa Ana, San Juan y la capilla de Santa Isabel y San Zacarías. Están dispuestas en forma de rotonda, frente a la cual se sitúan otras cinco capillas en línea recta: la central dedicada a la Sagrada Familia  por las capillas de Nuestra Señora del Carmen donde está enterrado Gaudí, de Jesucristo, de Nuestra Señora de Montserrat y del Santo Cristo donde tiene sepultura Josep María Bocabella.

La cripta de la Sagrada Familia, junto con el taller de construcción, sufrió importantes destrozos el 21 de julio de 1936 en un incendio provocado durante la quema de iglesias de Barcelona en la Guerra Civil. Este atentado destruyó y dañó para siempre algunas de las maquetas, planos y documentos del proyecto original de Gaudí. En ese mismo acto también fue profanada la tumba del fundador del templo, Josep María Bocabella, aunque por fortuna la de Gaudí quedó intacta, como pudieron comprobar sus discípulos al abrir el sepulcro en 1939. Desde 1930 la cripta es utilizada como iglesia parroquial, hasta la finalización del templo.

El 19 de abril de 2011 se declaró un nuevo incendio en la cripta,  que destruyó prácticamente la totalidad de la sacristía. Si bien los daños fueron cuantiosos, no se vieron afectados ninguno de los elementos de valor histórico, como las vidrieras originales de Gaudí. Los más de 1500 turistas que en ese momento visitaban el templo fueron desalojados por las autoridades, si bien se restableció la normalidad poco más tarde. La policía detuvo en pocos minutos al causante del incendio.

La Casa Batlló

Fue declarada Monumento Histórico-Artístico de Carácter Naciona  en 1969, y desde el año 2005 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, dentro del Lugar «Obras de Antoni Gaudí». Es un edificio obra del arquitecto Antoni Gaudí, máximo representante del modernismo catalán. Se trata de una remodelación integral de un edificio previamente existente en el solar, obra de  Emili Sala Cortés. Está situado en el número 43 del  Paseo de Gracia  de  Barcelona, la ancha avenida que atraviesa el distrito del  Ensanche en la llamada  Manzana de la discordia, porque alberga además de este edificio otras obras de arquitectos modernistas La construcción se realizó entre los años 1904 y 1906.

·      Casa Amatller, que colinda con la de Gaudí, obra de Josep Puig i Cadafalch.
·      Casa Lleó Morera, obra de Lluís Domènech i Montaner.
·      Casa Mulleras, de Enric Sagnier i Villavecchia.
·      Casa Josefina Bonet, de Marcel·lià Coquillat.


La Casa Batlló, el edificio fue construido en 1875 por Emili Sala Cortés (1841-1920), un arquitecto autor de varios edificios en Barcelona y provincia. En 1903 el edificio fue adquirido por el industrial  Josep Batlló i Casanovas, un rico hombre de negocios que poseía diversas fábricas textiles en Barcelona. Estaba casado con Amàlia Godó i Belaunzarán, de la familia de los condes de Godó, editores del diario La Vanguardia, con la que tuvo cinco hijos.

El matrimonio vivió en la planta noble de la casa hasta la defunción de ambos en 1934 el señor Batlló y en 1940 su mujer, la cual fue vendida en 1954 por sus hijos. Para la remodelación Batlló encargó el proyecto a Gaudí, por aquel entonces un arquitecto ya de gran renombre, que en aquella época trabajaba en diversos proyectos a la vez: el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (1883-1926), la Torre Bellesguard (1900-1909), el Parque Güell (1900-1914) y la restauración de la  Catedral de Santa María de Palma de Mallorca (1903-1914). El industrial quedó tan impresionado con la obra del arquitecto que lo recomendó a su amigo, Pere Milà i Camps,  (1874-1940) para el que Gaudí construyó la Casa Milà conocida popularmente como la Pedrera entre 1906 y 1912.

El arquitecto se centró en la fachada, el piso principal, el patio de luces y la azotea, y levantó un quinto piso para los servicios de la casa (lavaderos y trasteros). Gaudí contó con la colaboración de sus ayudantes La Casa Batlló pasó en 1940 en herencia a las hijas del matrimonio Batlló-Godó (Carmen y Mercedes), las cuales la vendieron en 1954 a Seguros Iberia, que instaló allí sus oficinas comerciales.

En 1984 se instaló la iluminación eléctrica de la fachada, inaugurada en las Fiestas de la Mercè de ese año que tiene lugar el 24 de septiembre. En 1993 fue adquirida por la familia Bernat, propietarios de la compañía Chupa Chups,  es una compañía española dedicada a la fabricación y venta de caramelos con palo, que la restauraron y la abrieron comercialmente al público, siendo en la actualidad un punto de visita.

Gaudí diseñó el proyecto de remodelación de la Casa Batlló a los 52 años. La Casa Batlló ocupa un total de 4300 m2, con 450 m2 de superficie por cada piso. Tiene 32 metros de altura y 14,5 de ancho. El edificio tiene ocho plantas: bajo el nivel de la calle se encuentra un sótano, destinado a carboneras y trasteros; la planta baja se dedicó inicialmente a garaje y luego a almacén, y junto a los accesos a las viviendas se ubicó una tienda, ocupada primero por el establecimiento de  fotografía Lumière, luego por la productora cinematográfica Pathé Frères y posteriormente por la Galería Syra, la planta noble estaba ocupada enteramente por la familia Batlló. La fachada se hizo con piedra arenisca de Montjuïc.


Las columnas tienen representaciones vegetales. La carpintería es igualmente de superficies curvas, y las ventanas son de vidrios de colores de formas circulares. Gaudí conservó la forma  rectangular de los balcones del edificio anterior, añadiendo unas barandillas de hierro con forma de antifaz, y dando al resto de la fachada una forma ondulada en sentido ascendente.

Asimismo revistió la fachada con cerámica (su famoso trencadís), que Gaudí obtenía en los desechos de la vidriería Pelegrí, y cuya colocación dirigió personalmente desde el Paseo de Gracia. La planta baja tiene 735 metros cuadrados, de cuya superficie un 50 por ciento  está destinada a la tienda y garaje, y el resto se divide entre dos vestíbulos uno para los inquilinos y otro privado para los dueños de la casa. El remate del edificio es la azotea, de 300 metros cuadrados, a la que se accede desde el desván mediante unas escaleras de caracol.

La cripta de la Colonia Güell

En 2005 la cripta de la Colonia Güell fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El municipio está formado por el Casco Antiguo, con las barriadas de Can Lluch y Plà de les Vinyes, la Colonia Güell, formada por el recinto industrial y la zona residencial fundadas a principios de siglo pasado por el empresario Eusebi Güell, las urbanizaciones de Can Via, Cesalpina, Sant Roc y el barrio Colomer. El municipio de Santa Coloma de Cervelló está situado en la ribera derecha del río Llobregat, en la falda de la montaña de Montpedrós también llamada Sant Antoni.

Esta obra es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí: pertenece a su etapa naturalista primera década del siglo XX, solo se construyó la cripta, ya que a la muerte del conde Güell en 1918 sus hijos abandonaron el proyecto. La cripta fue consagrada como tenencia parroquial el 3 de noviembre de 1915 por el obispo de Barcelona, Enrique Reig Casanova, (1858-1927) dedicándose al Sagrado Corazón de Jesús. La cripta fue asaltada e incendiada el 19 de julio de 1936, durante el transcurso de la Guerra Civil, perdiéndose numerosos planos y documentos dejados por Gaudí, destinada a almacén, en 1939 fue restaurada, convirtiéndose en parroquia el 20 de julio de 1955 con la bendición del obispo de Barcelona Gregorio Modrego Casaus. En 2002 la cripta fue restaurada de nuevo por la Diputación de Barcelona y los ministerios de Cultura y Fomento, bajo la dirección del arquitecto Antoni González Moreno-Navarro. La intervención llevada a cabo ha sufrido numerosas críticas por no respetar la voluntad original de Gaudí y por malograr numerosos elementos estructurales originales.

Gaudí proyectó una iglesia de planta oval de 25 x 63 metros, con cinco naves, una central y dos más a cada lado, con diversas torres y un cimborrio de 40 metros de altura. La cripta de la Colonia Güell sirvió a Gaudí de banco de pruebas donde experimentar estas nuevas soluciones estructurales ideadas por él, que luego pudo aplicar en obras como la Sagrada Familia La puerta de entrada, de piedra de  sillería, muestra en su parte superior una composición  cerámica  que representa las cuatro  virtudes cardinales, con sus correspondientes símbolos:

·         La Prudencia una hucha y una serpiente.
·         La Justicia una balanza y una espada.
·         La Fortaleza una armadura y un casco.
·         La Templanza un porrón y un cuchillo cortando pan.

Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor.
Fuente: Mi libro titulado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad en España.
ISBN: 978-84-686-7933-4




  Copyright: Narciso Casas ©
          © Todos los derechos reservados    

miércoles, 4 de enero de 2017

REAL MONASTERIO DE SANTA MARIA DE GUADALUPE

CLAUSTRO INTERIOR DEL MONASTERIO 

El Monasterio está situado en la localidad de Guadalupe, en la provincia de Cáceres. En su interior se aprecia diversos estilos entre ellos: gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico,  desde el siglo XIII hasta el XVIII. Se sitúa en la comarca de Las Villuercas con partido judicial en Logrosán. Considerado como uno de los mayores símbolos de Extremadura, y la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de esta región.
El Santuario comenzó  su andadura a finales del siglo XIII, siendo inicialmente una pequeña ermita humilde, custodiada en sus primeros años por el sacerdote Pedro García (1330), a la que sustituyó la denominada segunda iglesia a finales del siglo XIV. El rey Alfonso XI de Castilla, que le gustaba cazar por estas sierras, visitó Guadalupe en el año 1335, contemplando el estado ruinoso de la primitiva ermita ordenó las gestiones para proceder a su restauración.
A raíz de la victoria obtenida en la batalla del Salado, el rey Alfonso XI visitó de nuevo el lugar para ofrecer a la Virgen de Guadalupe su agradecimiento, y mandó construir una iglesia en el lugar donde ya había una modesta ermita. Así se convirtió en el protector del primer santuario dedicada a esta virgen.
En 1389 pasó a ser monasterio, según una real provisión expedida por el rey Juan I de Castilla. Fue hijo de Enrique II de Castilla. Sus nuevos moradores fueron los monjes de la Orden Jerónima, una comunidad procedentes del Monasterio de San Bartolomé de Lupiana municipio en la provincia de Guadalajara.
Como distinciones destacables la concesión del distintivo Real por concesión de Alfonso XI de Castilla en 1340. Pontificio por concesión de Pío XII en 1955, Monumento Nacional  condición de Basílica, en 1879 y Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco en 1993.
Además la imagen de Santa María de Guadalupe ostenta el título de Reina de las Españas o de la Hispanidad” otorgado por el rey Alfonso XIII en 1928 y Patrona de Extremadura en 1907. El Papa Juan Pablo II, que llegó a Guadalupe el día 4 de noviembre de 1982.
Según fray Diego de Ecija, el origen fue una capilla que se levantó a raíz de la aparición de la imagen a un pastor. En 1743, el monje llamado Francisco de San José puso nombre al pastor llamado Gil Cordero de Santa María, uno de los primeros pobladores del lugar.   
Se hicieron las ampliaciones bajo la supervisión de Toribio Fernández Mena que era el procurador del cardenal Pedro Gómez Barroso de Sotomayor, este  fue consejero del rey Alfonso XI de Castilla, prior de Sevilla, nombrado obispo de Cartagena en 1326. Al año siguiente el papa Juan XXII segundo papa del pontificado de Aviñón, le ordenó cardenal de La Basílica de Santa Práxedes de Roma.
La existencia de este Monasterio y Santuario está estrechamente unidos al origen de la imagen de Santa María de Guadalupe, muerto San Lucas, la imagen fue enterrada junto a él y trasladada junto a sus restos desde Acaya (Asía Menor) hasta Constantinopla en el siglo IV. Desde allí el cardenal Gregorio la llevó a Roma (582), siendo elegido papa en el año 590 con el nombre de Gregorio Magno. Se convierte este papa en el principal devoto de la imagen esta se trasladó desde Roma a Sevilla, pues el papa se la regaló al arzobispo de la ciudad hispalense, San Leandro, en cuya iglesia principal comenzó a venerarse hasta el comienzo de la invasión árabe (711).
Hacia el año 714 huyendo de esta invasión unos clérigos que huían de Sevilla de la llevaron consigo y algunas reliquias de santos, escondiéndolos en los márgenes del río, donde fue hallada por un pastor llamado Gil Cordero. Andaba el pastor varios días buscando una vaca extraviada y la encontró muerta. Al tratar de aprovechar la piel y hacerle en el pecho la señal de la cruz el animal se levantó y en ese momento se le apareció la Virgen que le habló, ordenando la tarea de excavar en aquel mismo lugar para encontrar su imagen y posteriormente edificar una ermita que se convertiría en Monasterio y Santuario.
Pedro Gómez Barroso murió en Aviñón en 1345 y el rey presentó a su sucesor Toribio Fernández de Mena. El prior Toribio murió en 1367 y fue enterrado en la iglesia de Guadalupe. Le sucedió Diego Fernández cuyo mandato coincidió con el reinado de Enrique II y de Juan I. A Diego Fernández le sucedió Juan Serrano en 1383, que fue el último de los priores seculares.
El santuario creció en importancia, especialmente por la devoción a la Virgen de Guadalupe muy extendida por todo el reino. A ella acudían peregrinos de distintas procedencias. Para facilitar el acceso a los viajeros que llegaban desde el norte, el arzobispo de Toledo Pedro Tenorio procedía de una familia gallega instalada en Toledo mandó construir en 1383 un puente sobre el río Tajo. En su entorno se fue formando una villa. El Puente del Arzobispo es una localidad de la provincia de Toledo.
1394, Benedicto XIII de Aviñon entregó la bula (his quae pro utilitate) confirmando la transformación del santuario de Guadalupe en monasterio. Los monjes jerónimos fueron durante 463 años los gobernantes absolutos. A lo largo de los siglos el conjunto monástico fue creciendo y haciéndose grandioso, con una extensión de alrededor de 22000 metros  cuadrados.
La Virgen de Guadalupe, devoción que se extendió por toda la península e islas Canarias y que fue extensible a Hispanoamérica a partir del Descubrimiento de América. Es histórica y conocida la relación que tuvo este monasterio con los Reyes Católicos y Cristóbal Colón. Los reyes recibieron aquí a Colón en 1486 y 1489, en 1492 tras la conquista de Granada vinieron a este lugar en busca de paz y descanso.
En 1493 volvió Colón a Guadalupe en cumplimiento de la promesa escrita en su diario de a bordo para dar las gracias por el descubrimiento de América. El 18 de septiembre de 1835, siendo prior fray Cenón de Garbayuela, el monasterio dejó de pertenecer a la orden jerónima para convertir su iglesia en parroquia secular dependiente de la archidiócesis de Toledo.
Su primer párroco fue el ex prior fray Cenón que se mantuvo desde (1835-1856). Los años que siguieron a la exclaustración hasta 1908 las dependencias de los monjes sufrieron abandono, pillaje y ruina.
La Iglesia de Guadalupe ha sido edificada tres veces a lo largo de su historia. Se compone de tres naves, crucero y cabecera, de cruz latina y ábside poligonal. Destacan sus bóvedas de crucería. La nave central queda iluminada por los grandes ventanales góticos. El sagrario, situado en la parte inferior del retablo, fue escritorio del rey Felipe II, realizado en madera de cedro con aplicaciones de bronce.
 
FACHADA DEL MONASTERIO

El Retablo mayor del templo
Es una obra extraordinaria, trazado por Juan Gómez de Mora y ejecutada por Juan Bautista Montenegro, con esculturas de Giraldo de Merlo, Jorge Manuel Theotocópuli y Juan Muñoz. Los lienzos son de Vicente Carducho y Eugenio Cajés, con dorados de Gaspar Cerezo y Gonzalo Marín.
El Claustro mudéjar
Es uno de los mejores de su estilo, construido entre 1389 y 1405. Se compone de dos plantas de forma rectangular, con unos 40 metros de lado y doble número de arcos en el cuerpo alto con respecto al bajo. Destaca en el claustro el templete realizado con barro cocido y ladrillo aplantillado, decorado con azulejos y yeserías
Claustro Gótico
Denominado también claustro de la enfermería o de la botica, actualmente utilizado dentro de las instalaciones de la Hospedería del Monasterio, es una obra mixta, de estilo mudéjar, gótico y clásico. Planta rectangular y fábrica de ladrillo, con seis arcos en los lados este y oeste, y cinco en el lado norte. Se compone de tres pisos.
Sacristía
Es una de las joyas arquitectónicas y artísticas del monasterio. Construida entre 1638 y 1647, por el arquitecto fray Alonso de San José, con planta amplia y rectangular de 17,65 x 7,70 metros, cubierta con bóveda de medio cañón con lunetos dividida en cinco tramos por arcos fajones.
Camarín de la Virgen
Construcción barroca, denominada como la antesala del cielo este espacio se configura como un espacio íntimo de estilo rococó, de planta octogonal con dos cuerpos: el camarín propiamente dicho, de planta central de líneas mixtas, con cúpula semiesférica abierta con linterna y cupulín superior,  y una estancia inferior denominada Panteón o Capilla de los Siete Altares del siglo XVII. El Camarín fue obra del maestro Francisco Rodríguez Romero, la cual finalizó en 1696.
Pinturas murales, esculturas y lienzos de una gran calidad. Destacan los lienzos de Luca Giordano, las pinturas murales de Francesco Leonardoni, las pinturas al temple de Pedro José de Uceda, las esculturas de las ocho mujeres fuertes de la Biblia, realizadas por  Marcelino Roldán.
En este singular espacio existen un total de trece lienzos, pintados en el propio Monasterio por pintores anónimos hacia 1740, con temática específicas sobre la historia de la imagen de Santa María de Guadalupe.
Realezas sepultadas en el Monasterio de Guadalupe
·         Enrique IV de Castilla (1425-1474), rey de Castilla. Algunos historiadores le llamaron despectivamente el Impotente. Hijo de Juan II de Castilla y de María de Aragón, reina de Castilla. también llamada María de Trastámara, fue infanta de Aragón.
·         María de Aragón (1403-1445), primera esposa de Juan II de Castilla y madre de Enrique IV de Castilla.
·         Dionisio de Portugal (1354-1397), señor de Cifuentes hijo de Pedro I de Portugal y de Inés de Castro. Noble gallega perteneciente a la poderosa Casa de Castro.
·         Juana Enríquez de Castilla, hija natural de Enrique II de Castilla y de Juana, señora de Cifuentes. Contrajo matrimonio con el infante Dionisio de Portugal, hijo de Pedro I de Portugal y de Inés de Castro.

MUSEOS DEL MONASTERIO
El museo de Bordados 
En la parte poniente del claustro se encuentra en una nave de unos 240 metros cuadrados. Fue inaugurado en 1928 en presencia del rey Alfonso XIII. Allí se exponen ornamentos sagrados y otras telas dedicadas al culto que fueron fabricados en los talleres de bordadura del monasterio, por monjes y seglares, desde el siglo XIV. Esta colección es en parte procedente de donaciones. Fray Gonzalo, monje muerto en 1425, es el primer bordador cuyo nombre figura en los archivos.
Museo de Pintura y Escultura
El museo del monasterio, cuenta con obras de Juan de Flandes, Zurbarán, Goya, Juan Correa de Vivar, Nicolás Francés, Egas Cueman, Pedro de Mena y El Greco entre otros.

PERSONAJES PEREGRINOS ILUSTRES QUE HAN VISITADO GUADALUPE
El santuario y monasterio de Guadalupe, con sus más de siete siglos de fe, devoción mariana y cultura, ha sido por méritos propios uno de los destinos preferidos de un buen número de peregrinos, viajeros, visitantes, turistas e ilustres personajes de la historia de España desde el siglo XIV y hasta la actualidad.
·         Alfonso XI, la totalidad de los reyes de Castilla tenían por tradición acudir a este lugar. Comienzan las peregrinaciones reales a este santuario con Alfonso XI, quien tras la batalla del Salado viene a Guadalupe el 25 de diciembre de 1340 para dar gracias a la Virgen.
·         Juan II de Castilla hace lo propio en el año 1430, acompañado Álvaro de Luna y de Juan II de Aragón y I de Navarra, grandes devotos de la imagen de Las Villuercas.
·         Enrique IV en 1464 su hermana Isabel y Alfonso V de Portugal se encontraron en el Monasterio, para intentar casar a la futura reina. Los restos de Enrique IV fallecido en 1474 y de su madre, la reina Doña María de Aragón reposan entre estos muros.
·         Los Reyes Católicos. Isabel ordenó que su testamento se custodiase por los monjes, como así fue. Aquí en Guadalupe, también se dispusieron las órdenes que Cristóbal Colón necesitaba para emprender el viaje hacia la conquista de América.
·         El emperador Carlos V pasó también por Guadalupe la semana Santa de 1525, acompañado de su hermana, la reina de Francia doña Leonor, Infanta de Castilla y otros altos personajes de la Corte Imperial.
·         Felipe II estuvo en Guadalupe por primera vez el 18 de enero de 1570, cuando iba camino de Córdoba y acompañado por sus sobrinos hijos de su hermana. El rey de Portugal, don Sebastián y su tío Felipe II también se encontraron en Guadalupe en las navidades de 1576.
·         Felipe III hizo lo propio en cuatro ocasiones (1605, 1618 y doblemente en 1619 y Felipe IV y su hijo natural, Juan José de Austria, también contemplaron las maravillas artísticas de este lugar.
·         Alfonso XIII que estuvo por primera vez en Guadalupe en diciembre de 1926 siendo el primer Borbón en visitar el monasterio. También fue, junto con el Cardenal Segura, el encargado de coronar a la Virgen de Guadalupe como reina de la Hispanidad, el 12 de octubre de 1928.
·         Juan Carlos I ha visitado varias veces Guadalupe: Como príncipe en 1961 y 1965; como rey en 1977 con la reina Sofía de Grecia, en 1978 con su esposa y sus hijos, el príncipe don Felipe y las Infantas Elena y Cristina y en 1990. El 19 de junio de 1992, doña Sofía vino para presidir la Conferencia de Ministros Iberoamericanos de Educación, visita que también hizo en solitario en el año 2003.
·         Los Reyes de Bélgica, en 1994  don Alberto II y su esposa doña Paola hacen lo propio acompañando a los monarcas. Los príncipes de Asturias, Felipe y Leticia también estuvieron en diciembre de 2004.
·         Miguel de Cervantes, tras su liberación del cautiverio de Argel quiso acercarse a este santo lugar para ofrecer a la Virgen las cadenas del cautiverio. Lo hizo en el año 1580, época en la que la basílica tenía un espacio para los grilletes liberados..
·         Miguel de Unamuno, llega a Guadalupe en junio de 1908, publicando tres años más tarde los recuerdos del viaje en su libro por Tierras de España y Portugal.
·         También hay documentación que acredita que también estuvieron en Guadalupe Iñigo López de Mendoza, (Marqués de Santillana), Luis de Góngora, Félix Lope de Vega Carpio, Vicente Barrantes Moreno, Antonio Reyes Huertas, Rafael Alberti, José María Pemán y muchos/as otros.
·         El almirante Cristóbal Colón estuvo muy ligado a los Reyes Católicos y por ello, tuvo presencia en Guadalupe en cuatro ocasiones con motivo de su conquista.
·         Hernán Cortes, también pasó por Guadalupe en 1528, dando gracias a la Virgen por salvarle la vida ante la picadura de un alacrán, tal y como nos relata Bernal Díaz del Castillo.
·         Vicente Ferrer dominico valenciano. Cuando nació Vicente terminaba de sufrir la Peste Negra. El día 29 de junio de 1455 tras votarlo en el consejo de cardenales, Calixto III anunció la canonización de Vicente Ferrer. Este peregrinó a este monasterio a finales del siglo XIV.
·         Los hermanos portugueses, San Amadeo de Saboya y Santa Beatriz de Silva.
·         San Juan de Ávila, San Juan de Dios y San Juan de Ribera, pasaron por este santuario allá por el siglo XV.
·         Santa Teresa de Jesús peregrinó al santuario en 1548 para encomendar su reforma del Carmelo a la Morenita de Las Villuercas.
·         San Francisco de Borja (1554) y San Pedro de Alcántara.
·         San Antonio María Claret, en 1867 estuvo dos días en Guadalupe.

Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor.
Fuente: Mi libro titulado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad en España.
ISBN: 978-84-686-7933-4




Copyright: Narciso Casas ©
© Todos los derechos reservados    
 narcisocasas@hotmail.es